25 de junio de 2017

Los cambios del puente de Lutxana como testigo histórico

El puente de Lutxana se ha utilizado para denominar el puente de la carretera BI-711, de Bilbao a las Arenas, que salva la desembocadura del río Asúa, situado en el mismo barrio de Lutxana. Actualmente el puente consiste básicamente en un dintel apoyado en ambas orillas, pero no siempre ha sido así.

Por su lugar estratégico que ocupa, a las puertas de la capital de la provincia, Bilbao, el puente de Lutxana ha sido un fiel testigo de varios hechos históricos desde el s. XIX, como lo son varias guerras y catástrofes naturales que han acontecido en Erandio. En consecuencia y por los numerosos avatares históricos que ha sufrido, el puente ha sido destruido y reconstruido en numerosas ocasiones, la última tras las inundaciones de agosto de 1983.

Aunque no tenemos indicios documentales de cómo era el puente antes del s. XIX, ni cuando se construye por primera vez, sabemos que en la década de los 90 del s. XVIII ya existía un puente compuesto por tres arcos de piedra, en el que el del medio era más grande que los dos laterales, y donde el centro del mismo era el punto más alto del puente. Así, lo deducimos de los grabados que existen de la batalla de Lutxana, que están hechos posteriormente y en donde el puente es destruido con el fin de evitar a los liberales la entrada a Bilbao, y así dejar el río Asúa como frontera natural y dificultar el paso de una margen a otra.

Grabado aparecida en "Galería Militar Contemporánea", en 1846, que hace referencia a la batalla de Lutxana
Tras la primera guerra carlista, y antes de empezar la segunda, el puente se reconstruye. De hecho, en 1859 el ingeniero Amado de Lázaro llevará a cabo un proyecto que tendrá como objeto el ensanchamiento y el pavimentado de todo el camino para mejorar la circulación y el oficio de la sirga desde Las Arenas a Bilbao, que pasaba por este puente. Así llegamos hasta las inmediaciones de la Segunda Guerra Carlista y nos encontramos con la primera foto en la que aparece el puente. Se trata de una foto Jean Laurent, datada entre 1868 y 1871, en la que se puede apreciar con claridad como era el puente, que sufrirá daños en los años siguientes con la nueva carlistada que sufrirá el pueblo. 

Fotografía de Jean Laurent. La primera foto en la que aparece el Puente de Lutxana.
Tras la II Guerra Carlista, Adolfo Ibarreta Ferrer, ingeniero jefe de las Provincias Vascongadas desde 1871, que participará de forma muy activa en la defensa del sitio de Bilbao, tendrá que hacer una pasarela de once metros de luz en el puente con vigas o cerchones del sistema americano, pues había sido volado por los carlistas (al igual que el de Udondo) y era muy valioso para franquear el paso del ejército realista. Poco tiempo después, el ingeniero jefe de Obras Públicas de Vizcaya, Pascual Landa Setién, reconstruiría con hormigón Coignet el ojo central del puente.

Puente de Lutxana destruido
Tras los sucesos de la segunda carlistada en Euskadi, el puente durará años con el mismo diseño de tres arcos, si bien se realizarán algunos cambios y arreglos de mantenimiento. Así, este puente llegará hasta el siguiente episodio donde va a ser protagonista de nuevo. En la Guerra Civil de 1936, el puente será otra vez destruido, en concreto el 19 de julio de 1937, tras la toma de las tropas fascistas de la márgen derecha de la ría del Nervión desde Getxo a Bilbao.
Ese mismo año, al acabar la guerra en la zona se empezará a construir de nuevo por completo. Las obras de construcción las llevarán a cabo la 61 División Nacional. El nuevo puente contará con 3 arcos de hormigón de 12 metros.

Puente de Lutxana tras haber sido reconstruido por la 61 División Nacional, en 1937
El puente en los años 70, sin cambios desde que se reconstruyó en 1937
Tras las inundaciones de 1983
Con este nuevo aspecto llegará hasta las inundaciones que se producirán en todo Bizkaia, el 26 de agosto de 1983, en donde llegarán a caer 600 litros por metro cuadrado y en donde serán varios los rios de la provincia que se desbordan.

Erandio, que recientemente se había desanexionado de Bilbao, será uno de los pueblos que más lo sufra. En este sentido serán varias zonas del pueblo que acaben anegadas, como el cruce de Asúa, o el barrio de Altzaga. Se desbordó la ría del Nervión, pero también el Asúa cuyas corrientes dañarán el puente y tendrá que ser sustituido por otro en el que no hay pilares y consiste en un dintel apoyado en cada orilla, que es el que tenemos actualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario