3 de julio de 2016

El cine en Erandio


El Coliseo de Erandio ya sin funcionar
La primera vez que en Erandio se proyectan imágenes cinematográficas fue el 31 de agosto de 1902, anteriormente sólo se había producido este hecho en Bilbao, Durango y Getxo. 

En cualquier caso, no será hasta 11 años después, cuando el cinematógrafo encuentre su lugar en Erandio. En este sentido el 14 de enero de 1913, Jerónimo Crespo, y su hermano, pondrán en marcha la idea de montar el Teatro-Cine Jovellanos, que lo diseñará Mario Carmiña, y que después de varios meses de ciertas trabas legales, verá la luz la idea de poner en marcha el proyecto, cuando el 6 de septiembre se les conceda el permiso desde el Ayuntamiento. El Teatro-Cine estará en un primer momento en la Plaza 23 de Septiembre (Irailaren 23a), en la que los vecinos del pueblo pudieron ver actuaciones como la de Emilia Bracamonte, con precios que oscilaban entre 0,60 pesetas la tribuna general, y 2 pesetas la delantera de preferencia.  Tres años después, el 12 de febrero de 1919, se presentaba un nuevo proyecto en el Ayuntamiento, con el fin de llevar este proyecto a la Calle Jado, en donde finalmente se asentará el cine hasta su cierre, con el nombre de Cine Salón Crespo. Este cine estuvo situado en el número 10 de la Calle Jado, en donde hoy en día se encuentra el Batzoki, y llegó a contar con un aforo para 662 personas.
Precisamente, el año que fue trasladado el proyecto del Salón Crespo, a la calle Jado, en Erandio iba a nacer una iniciativa de mayor envergadura. Iniciativa que tendrá su inauguración el 15 de marzo de 1920, de la mano de los promotores Ignacio Salegui y Bernardo Martin, el Salón Teatro Coliseo Erandio, un notable edificio diseñado por Angel Líbano con un aforo para 554 espectadores. El edificio se levantó en parte de un terreno municipal en la Plaza 23 de Septiembre, en frente de la Casa Consistorial, por lo que tuvieron que pagar un canon, que se renovaría por segunda vez en 1934.

Los cines tuvieron cierto éxito, y eran parte del ocio vecinal. A veces, sobre todo, en los años de la posguerra se llevaban a cabo sesiones de cine y de teatro "en honor a los pobres y clases humildes del Distrito", puesto que el pueblo era parte de Bilbao.

Estos cines vivieron su época dorada desde finales de los años 50 hasta mediados de los 70, del siglo pasado, a la par que los cines de toda la provincia, que vivía su época de esplendor, años en donde Mari, "La Caramelera", se ponía en la puerta de los cines a vender sus productos caseros y en donde pasar una buena tarde viendo una película era lo habitual. Entre los dos cines había cuatro sesiones los días de fin de semana, dos de ellas solían ser numeradas, y a veces la misma película la ponían en los dos cines, aunque a diferente hora. Eran tiempos en donde los vecinos del pueblo pudieron ver a estrellas como Pepe Mairena, o Estrellita Castro. Con el pasó de los años, entrarán en declive, cerrando en 1975 el Salón Crespo, y en 1978 el Coliseo.

Si bien estos dos edificios han sido en la historia de Erandio los puntos claves en donde poder ver una película, bien es cierto que a partir de la década de los 60 se proyectarán películas en otros puntos del pueblo, como por ejemplo en las escuelas parroquiales de Astrabudua, en donde un proyector de cine animará a la juventud del barrio, o a mediados de los años 80 cuando a iniciativa de la asociación de padres de alumnos se proyecten en el Colegio Ignacio Aldekoa películas destinadas a la gente más joven a un precio de 25 pesetas.

Actualmente desde el departamento de cultura del Ayuntamiento suele proyectar los fines de semana, una o dos veces al mes, películas, que si bien no son de estreno tienen un precio muy asequible para los vecinos, en el centro Cultural Josu Murueta.


Bibliografía
ITURBE MACH, ANDER: El coste de la vida en Erandio: 1892-1924, Cuadernos de Sección. Historia-Geografía 22, Eusko Ikaskuntza, Donostia, 1994, págs. 225-238
MANZANO, ANASTASIO: Paisajes históricos de Erandio, Elkar, Bilbao, 1985
VVAA: Memoria histórica colectiva de las mujeres del municipio de Erandio, Ayuntamiento de Erandio, Erandio, 2015

2 comentarios:

  1. Uno de los promotores del Coliseo era mi abuelo y su nombre era Ignacio Salegui, no Saralegui.

    ResponderEliminar