5 de diciembre de 2016

El Café de Roque

Membrete de las hojas de pedidos
Abierto a finales del s. XIX, el Café de Roque, que estuvo abierto más de medio siglo, ya que cerró en 1955 cuando fue derribado para construir un bloque de viviendas, fue durante mucho tiempo un punto neurálgico del Erandio mercantil e industrial. 

El Café de Roque, estaba regentado por Ignacio "Roque" Sasieta Mendieta, un erandiotarra que se convertiría en uno de las personas más influyentes del Erandio de principios de siglo. De hecho, sería alcalde en 1919, en 1926 (donde llevaría a cabo el sorteo de las Casas Baratas, como vimos en este artículo) y una tercera vez. Además sería uno de los cinco socios erandiotarras del Eusko Ikaskuntza, a mediados de los años 20, en la que pagaba una cuota de 12 pesetas, y en los años 1931 y 1932, llegaría a ser presidente del Erandio Club. En 1941, después de la Guerra Civil, Roque, que se había significado simpatizante y favorable al PNV, será detenido aunque será puesto en libertad en poco tiempo. (1)

Publicidad de El café de Roque (años 20)
El local estaba situado en frente del embarcadero actual y de la parada de tranvía. Ya desde sus primeros años tuvo cierta actividad, además de la propia de la hostelería, y es que en el Café de Roque se realizaban los contratos de compraventa, alquiler y fletes de gabarras. Con respecto a los remolcadores, era entre sus cuatro paredes, donde se llevaba a cabo un servicio de ajuste de  remolcadores, es decir, una flota de remolcadores que permanecía amarrada en los alrededores y que esperaban a que alguien contratara sus servicios.

Asi pues, ya desde finales de s.XIX, a la vez que se desarrollaba el sector industrial, va a surgir un sector subsidiario de la navegación mercantil, en el que este local tendrá mucho que ver, como centro de reunión, de decisión, y de cierre de tratos. Paralelamente, se establecerá en las inmediaciones un mercadillo de prendas y alimentos que solían traer los barcos ingleses, como por ejemplo impermeables, ginebra, wisky, dulces, mermeladas, tabaco rubio, galletas o pinturas, de los que el Café de Roque se beneficiará, al adquirir ciertos productos que no eran muy habituales encontrarlos en otros locales de la provincia.

La Ribera de Erandio, con niños y boteros, y el "Cafe Restaurant" en el centro de la foto (www.erandio.net)

El café entrará en los albores del s.XX como un punto de referencia en el barrio de Altzaga. Por él pasara gente diversa, marineros que venían de fuera, así como boteros, y la propia gente del barrio.
En 1917 en el primer piso del edificios, será el lugar de la sede del Erandio Club. 
El esplendor del local lo alcanzará en los años veinte, cuando los sábados y domingos, a la hora del café, solían hacerse conciertos con un cuarteto de erandiotarras compuesto por Juan Larrea, que por entonces era el director de la banda municipal de Erandio, que tocaba el piano, Rodrigo Idoate, contrabajo, su hijo Paulino, violin, y Pedro García Mendizabal, flauta, quien llegaría a ser solista de la banda Municipal de Madrid. Cuando no había concierto de música solía hacerse espectáculos de carácter más cabaretero y de varietés.
A lo largo de los años veinte será considerado un gran restaurante por la cocina que servía, vendiendo en un principio productos que tenía la familia en sus huertas, aunque también venderán ciertos productos de importación, así como vino de Jerez, que por aquel tiempo no era muy común en esta zona.

Sin duda alguna, el Café de Roque, marcó un tiempo importante en el primer Erandio industrial


(1) Los cinco socios erandiotarras del Eusko Ikaskuntza, a mediados de los años veinte, fueron Bernardo Aresti, Marcos Ayo Llona, Francisco Belaustegui, Rufino Lekerika y el propio Roque Sasieta. Todos pagaban una cuota como socios de 12 pesetas.


Internet:
www.toponimia.biz

Bibliografía:
MANZANO, ANASTASIO: Paisajes históricos de Erandio, Elkar, Bilbao, 1985
VVAA: Erandio. Fotografías para el recuerdo, Arteder, Erandio, 1993

3 de noviembre de 2016

"Las guerras carlistas en Erandio" (2ª Edición)


Después de que se agotarán los ejemplares de la primera edición, decidí sacar una nueva para la gente que me comentó que se había quedado sin el libro. Así, pues, de nuevo con Ediciones Ende, hay disponible una nueva edición, muy cortita de ejemplares, del libro.

Los interesados pueden adquirirlo en los siguientes puntos de venta de Erandio, a los cuales les doy las gracias por dejarme poner el libro a la venta:


ASTRABUDUA
Librería Alfil.be
Imprenta Peman
Ikusi Makusi

ALTZAGA
Librería Elorduy


1 de noviembre de 2016

Rodrigo Alfredo de Santiago

De Latazupe - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0,
https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=25875706
Aunque nació, un 23 de septiembre de 1907, en Barakaldo, durante gran parte de su vida estuvo residiendo en Erandio, desde que sus padres vinieran a vivir al barrio de Altzaga, cuando él tenía escasos meses de vida. Rodrigo Alfredo de Santiago Majó, si bien no es un personaje muy conocido por los vecinos del pueblo, se trata de uno de los grandes compositores musicales que ha habido en la Euskadi del s. XX.
 
Desde pequeño siguió los pasos de su tío, Armando Montaña, quien fuera director de la banda municipal de Erandio, a principios del siglo XX. Los estudios de Rodrigo Alfredo se llevarán a cabo en el Conservatorio de Bilbao, donde entrará con 13 años. Allí estudiará piano, clarinete, txistu y violín, en el que tendrá a Rafael Navarro como profesor, también fueron profesores de él Jesús Guridi, de armonía, con quién tendrá una gran relación, Sainz Basabe, de composición, y Armand Marsik, de orquestación y dirección.

Sus primeros pasos como profesional los dará en su propio pueblo en Erandio, tocando en la banda del pueblo, aunque poco después obtendría la plaza de violinista en la Orquesta Municipal de Bilbao.

Debutaría como director en la banda Municipal de Mungía, en la que estaría desde 1931, hasta el comienzo de la Guerra Civil. En 1939 conseguiría la Primera Mención Honorífica en el concurso de compositores Españoles, con "La Sonata".
 
Acabada la guerra, en 1940 conseguiría la plaza de Director de la Banda de valencia de Don Juan, en la que estaría siete años. En esta etapa obtendría el premio en el concurso Nacional de Música, en 1942, por el "concierto vasco". Desde allí concursará y obtendrá por oposición para la Banda Municipal de La Coruña, en la que estará desde 1947 hasta 1967. En esta ciudad llevará a cabo su etapa más destacada.
 
Alfredo de Santiago, en la toma de posesión
como director de la banda de Madrid (1977)
En La Coruña, además de ser director de la banda y de la Orquesta Sinfónica Municipal, llegará a ser  Catedrático de música y composición y Subdirector del Conservatorio Profesional de Música y Declamación. También dirigirá la Coral Polifónica "El Eco", y será Correspondiente a la Real Academia de Bellas Artes Nuestra Señora del Rosario. Durante su estancia en La Coruña dirigiría numerosas óperas y zarzuelas por todo España, así como por Portugal. Será en su etapa en La Coruña donde obtendría el primer premio en el Concuerso de Juegos Florales Hispanoamericanos, en 1948, o el premio a la mejor melodía musical gallega organizado por el Centro gallego de Buenos Aires, por "Prieto Marcos", para canto y piano.

En 1967 conseguiría la plaza de director de la Banda Municipal de Madrid, en la que se verá envuelto en un proceso de renovación y de cambio de músicos, que hará que decaiga la actividad creativa hasta que se asiente la propia banda con los componentes. En esta etapa la Banda Municipal de Madrid ganaría la Medalla de Oro de las Bellas Artes, que será entregada por el ministro de Educación y Cultura, Martínez Esteruelas, al propio Alfredo de Santago, en mitad de un recital, el 19 de octubre de 1975. Alfredo de Santiago seguiría siendo el director de la banda, hasta su jubilación, en 1977.
 
Martinez Esteruelas con Alfredo de Santiago, el 10 de octubre de 1975

Entre sus obras más importante destaca el "Réquiem", en memoria de Ataulfo Argenta, que se estrenaría el 23-4-1958, dirigiéndolo el mismo, en el Teatro Rosalía de Castro, en la Coruña, obteniendo un sonado triunfo. Pero son numerosas sus obras, como por ejemplo las composiciones para banda "Launakua", "Estampas vascas", "Gacelas y Guzlas", "Una noche en Alfama" o "Estampa leonesa", entre otras. Hizo también alguna composición para voz y piano, como "Cuatro canciones gallegas", con letra de Rosalía de Castro, el "Himno oficial de Coyanza" o algunas composiciones como un "fandango" y un "arin arin" para txistularis.

Fallecería en La Coruña, en 1985, ciudad donde tiene una calle con su nombre.



Internet:
http://www.euskonews.com/0476zbk/gaia47602es.HTML

Bibliografía:
MANZANO, ANASTASIO: Pasajes históricos de Erandio, Elkar, Bilbao, 1985

22 de agosto de 2016

Jose Luis Bilbao "Bala Negra"


"Bala Negra" (www.mundodeportivo.com)
El año pasado se cumplió el centenario del Erandio Club, la sociedad deportiva más antigua que hay en el municipio, uno de los tres clubs de fútbol del pueblo (junto al Apurtuarte y al Astrabuduko), que llegó a militar en Segunda División. En otro post anterior hablamos de Telmo Zarra, uno de los más grandes jugadores que ha habido en el Estado, y que salió de este club, pero el elenco de grandes figuras del futbol patrio que ha dado el club de nuestro pueblo ha sido mayor.
 
En este sentido, otro de los legendarios jugadores que jugó en el Erandio Club fue José Luis Bilbao Mentxaka, nacido en Erandio, el 8 de septiembre de 1921, y que después de jugar en el club blanquiazul ficharía por el Athletic Club. Conocido como "Bala Negra" (distinguiéndose con "Bala Roja, que era Guillermo Gorostiza), por el color de su piel morena, si bien en otras fuentes se señala que era por la rapidez con la que escapaba con el balón en los pies.
Ficharía por el Athletic, a la vez que Zarra, si bien cobrando el doble, en el que estaría jugando de extremo desde la temporada 1941-1942, debutando el 12 de octubre de 1941 ante el Real Madrid, hasta 1950-1951. Tal vez no destacó tanto como otros jugadores de su tiempo, puesto que fue suplente de leyendas como Iriondo o Gainza, si bien cuando jugaba de titular sobresalía, como por ejemplo en la vuelta de la semifinal, en San Mamés, en la que el Athletic ganó por 5 goles a 1 al Español, y en la que Jose Luis daría varias asistencias de gol y sería el protagonista de uno de ellos. De este modo, a pesar de que no contaba con muchos partidos como titular, tenía una legión de seguidores.

Con el Athletic de Bilbao conseguiría ser campeón de liga en la temporada 42-42, así como subcampeón en la temporada 46-47, campeón de la Copa del Rey en los años 1943, 1944, 1945 y 1950, y subcampeón en 1942 y 1949. Su puesto era de extremo derecho, aunque jugaba también por la izquierda, puesto que jugaba de igual manera con ambas piernas, llegando a jugar un total de 54 partidos oficiales de liga en los que marcó 16 goles. En la Copa marcó 14 goles y 22 en los 69 partidos amistosos que jugó. Posteriormente, tras su paso por el Athletic, ficharía por el Sporting de Gijón, acabando su carrera futbolística en Asturias.
 
Jose Luis Bilbao, fallecería el 28 de enero del 2014, con 92 años, siendo uno de los pocos futbolistas erandiotarras en haber jugado en primera división.

10 de agosto de 2016

El puente Rontegui

Puente Rontegui en 1979, sin los accesos al mismo
Una de las construcciones más importantes que hay en Erandio es el puente Rontegui que, cruzando la ría del Nervión une Erandio con Barakaldo, y en consecuencia las dos márgenes de la ría. Por la cantidad de tráfico que tiene es a día de hoy una de las principales infraestructuras de la red viaria de Bizkaia.
 
La primera piedra de esta mole de hormigón armado y pretensado, proyectada por Jose A. Torroja, se puso en 1977, si bien se terminaría de construir dos años después, en 1979. En cualquier caso, habría que esperar algunos años más, puesto que a pesar de que el puente se había finalizado, no estaban hechos los accesos al mismo, por lo que hasta entonces será conocido como el "Monumento al puente", y es que no será hasta el 29 de abril de 1985, cuando se inaugure siendo lehendakari Carlos Garaikoetxea.

Las medidas que tiene el puente son reseñables, más tratándose de la época en la que se inauguro y teniendo en cuenta la escasez de obras de este calado que se habían hecho en el País Vasco, hasta entonces. En este sentido, la altura del puente es de 42 metros sobre el nivel de pleamar de la ría, 640 metros de longitud y unos 16 metros de anchura, con 4 carriles por cada sentido, y con más de 42.000 vehículos que lo usaron durante la primera semana tras la inauguración. Actualmente por sus carriles pasan una media de más de 135.000 vehículos al día que circulan por el mismo.
Desde que se inauguro hace más de 25 años, ha sufrido varios arreglos en la carretera, cambiando los quitamiedos por muros, y arreglando el asfalto varias veces.

Vista desde Erandio, de la construcción del puente Rontegui