27 de mayo de 2018

Presencia inglesa en el Erandio de finales de s.XIX

El Seamen's Institute fue inaugurado en 1904
En uno de los artículos del periódico La Ilustración Ibérica, del año 1890, se citaba nuestro pueblo refiriéndose al mismo con estas palabras: "Salis de Erandio, del panteón que guarda los restos de Martín Ortiz de Martiartu y de su esposa Ana María de Zamudio y, después de haber revocado allí el pasado, podéis creeros transportados, al pisar la ribera animada del Desierto, a Liverpool, a Manchester o a Londres". 

Y es que, con el despegue industrial que sucedió a cabo por la ría del Nervión a finales del s. XIX, y en el que Erandio, concrétamente los barrios de anexos a la ría, fue testigo directo, la presencia de comerciantes y navegantes ingleses va a ser una constante que durará en el pueblo hasta la primera década del s. XX, para bajar el índice de su presencia a partir de entonces. Durante este tiempo en Altzaga, se producirá un aumento de profesionales dedicados a ciertos oficios relacionados con construcción, servicios personales, ocio, restauración, tabernas, casas de huéspedes, comercios, especialmente en por toda la ribera de Altzaga, que será la zona más concurrida y animada. 

La población de Erandio se estaba concentrando en la ribera del Nervión, de hecho en 1897 suponía el 55%, además, alrededor de 320 personas estaban alojadas en los barcos atracados a lo largo de Erandio, y es de suponer que en su mayoría eran extranjeros, principalmente ingleses. Con la llegada de la era industrial, además de que en el pueblo se vean por primera vez artículos nuevos como los  chubasqueros que taren los ingleses, se van a introducir en ciertos establecimientos anglicismos para anunciar sus productos. En este sentido no era raro ver en la publicidad de ciertos establecimientos como en el Café de Roque palabras como "Restaurant", "bock", o también en carteles de partidos políticos anunciando la fecha de algún "meeting".

Hoy en día, no queda nada del rastro inglés en nuestro pueblo, salvo el edificio que fue el Seamen's Instutute (que a día de hoy se está reformando su fachada), abierto en 1904, que posiblemente nació como una sucursal de la sociedad inglesa British and Foreign Sailors Society dedicada a la construcción de casas de recreo para los marinos británicos en el extranjero. 

En efecto, el Seamen's Institute fue una sociedad de recreo en donde los ingleses pasaban buena parte de sus ratos de ocio. En el mismo se podía jugar al billar, hacer negocios con ciertos comerciantes locales e incluso a la tarde, sobre las 19:45, una vez a la semana se oficiaba misa. Una misa que la daba un pastor protestante, que venía de Portugalete. Al respecto, señalar que uno de los motivos de la implantación de la primera Iglesia de San Agustín en Altzaga fue el hecho de los adeptos que estaba ganando el protestantismo entre cierta población local. La población extranjera principalmente francesa e inglesa era mayoritariamente protestante, frente a la población local que era católica, y aunque esta diferencia no fue ningún problema, si que se produjo alguna vez algún episodio violento. (1)

Uno de los principales personajes de este Erandio británico fue John Knox Moffat, nacido en 1853 en Folkestone, y que se instalaría en la ribera en 1884. Durante su instancia construyó su propio taller de reparación de embarcaciones, siendo el primero en llevar a cabo reparaciones de embarcaciones de casco metálico en la ría de Bilbao. También fue uno de los promotores y partícipes de llevar a cabo el Seamen's Institute, si bien el año de su inauguración abandonaría Erandio cerrando el taller para partir poco después a Newcastle, en donde pasaría la Primera Guerra Mundial, y terminar sus días en Le Havre, falleciendo en 1924.


(1) La Época, 11-9-1898, pág. 3. Ante el fallecimiento de una niña de nacionalidad francesa ell encargado de organizar el entierro pretendía darla sepultura en el cementerio protestante. El cura se oponía a ello, alegando que la niña había muerto cristianamente y se producirá cierto episodio violento prevaleciendo el criterio del sacerdote.

15 de abril de 2018

Cuando por Erandio pasaba el tranvía...

Paso del tranvía por Altzaga inundado
Fueron varios lustros los que por Erandio estuvo pasando el tranvía, que nació como una consecuencia más de la industrialización que empezaba a vivir la provincia de Bizkaia, a partir del último cuarto del s. XIX.

Bilbao aparecerá como un centro neurálgico en el que confluían varias líneas de tranvía, en la zona del Arenal, entra las que se encontrará la que iba desde Sendeja, en Bilbao hasta Las Arenas, por toda la margen derecha de la ría. El tranvía irá dejando a un lado los carruajes, ya que no satisfacían las demandas de la población, que estaba creciendo exponencialmente, si bien los primeros tranvías serían de tracción animal, los llamados "tranvías de sangre".

La inauguración del tranvía que pasará por primera vez por Erandio se producirá el 9 de noviembre de 1877, un tranvía de tracción animal que discurría por la carretera paralela a la ría, el camino de la sirga que en otras ocasiones ya hemos hablado en este blog. Tras estudiar varios proyectos, se dará la concesión del tranvía a Juan Manuel Morales y Juan González Lavín, pero muy poco después el negocio del tranvía será transferido a cuatro socios que disponían intereses inmobiliarios en la zona de Las Arenas, estos eran los hermanos Juan y Emilio Amman, Juan de Aburto Azaola y Eusebio García Lejárraga, que formaron la Compañía del Tranvía de Bilbao a Las Arenas y Algorta. Con el tranvía de tracción animal se ganaba en seguridad, en confort y en la capacidad para trasladar a la población, si bien tenía otros inconvenientes como el hecho de que cada tiro de caballos sólo podía trabajar de 4 a 5 horas, con lo que había que tener cierta logística relacionada con establos, cambios de animal, personal de mantenimiento. Otro de los inconvenientes era la suciedad que causaban por las calles las orinas y el estiércol de los caballos. En cualquier caso el éxito va a ser muy rápido, y ya se solicitará al Ministerio de Fomento en 1881 permiso para levantar una segunda vía y extenderlo, en 1891, hasta la Iglesia de San Nicolás, en Algorta.

La margen derecha fue la primera en disponer un tranvía de tracción animal, ya que había varios intereses entremezclados. En este sentido, el tráfico derivado la industrialización, con los fondeaderos, astilleros existentes y otros centros industriales, se va a entremezclar con los intereses  de desplazamiento de los residentes de zonas como Campo Volantín, Castaños o Matiko y con el hecho de facilitar el acceso de buena parte de la burguesía que se dirigía a las Arenas, que se convertirá con el paso de los años en un área de esparcimiento estival y recreo de las élites de la capital. Todo estaba informado en unos carteles, en donde se recogían los horarios y ciertos servicios especiales, más caros, que normalmente se ponían con objeto de la llegada de la temporada de playas, pero también con acontecimientos culturales, como fiestas, corridas de toros, u obras de teatro, así como servicios de mercancías. Los horarios de las estaciones o apeaderos donde estaban este tipo de carteles hacían referencias a las salidas de Bilbao a Las Arenas, Algorta, pero también Desierto (Altzaga).
Vías del tranvía cruzando el puente de Lutxana

De lunes a viernes, por ejemplo, en abril de 1897, la primera salida del tranvía que pasaba por Altzaga se producía a las 5:10 de la mañana y la última a las 20:00. Por el contrario el primer tranvía que llegaba a Altzaga, desde Algorta, era el de las 5:55, y el último a las 8:45. De lunes a viernes eran sobre todo trabajadores que iba a las fábricas, los que más se movían en el tranvía. Los domingos y festivos las últimas salidas de los tranvías solían hacerse más tarde que los días de diario, pero casi nunca más tarde de las 21:00. Si bien en Erandio, la estación con más número de usuarios era la de Desierto, existían otos apeaderos a lo largo del pueblo entre el de Lutxana y el de Axpe.

Además de los horarios para los viajeros, en los carteles se podía leer información relativa al tráfico de mercancías, en las que entre otras cosas se señalaba cómo tenías que pagar por ellas, siempre 15 minutos antes de la salida del propio tranvía, ya que el despacho quedaba cerrado. También la propia compañía podía llegar a alquilar carruajes y vagones, siempre que se cumpliera unos requisitos.Este servicio de alquiler será usado sobre todo por ciertas empresas que tenían que llevar material o darle salida, así como por algunos miembros de la burguesía.

El trayecto del tranvía constaba de 4 secciones, por lo que el precio del viaje variaba de si se hacía el trayecto de una sección, dos, tres o las cuatro. De este modo, el precio ordinario podía valer entre 20 y 45 céntimos de la época, si bien es cierto que existían bonos de varios viajes para que pudiera salir un poco más barato, así como otros condicionantes como el exceso de equipaje, el llevar perros (si eran grandes o si podían llevarse en el regazo, los niños menores de 6 años, etc...

Con el continuo tráfico de tranvías, carruajes entre las personas que trabajaban en toda la zona fabril, serán habituales que se produzcan accidentes y atropellos. En Erandio la situación llegará a un punto en que en los albores del s.XX, se organicen protestas y mítines por parte de republicanos y de los socialistas, censurando la actitud de la Compañía del Tranvía, así como de las autoridades para con esta, de tal modo que se llegará a pedir al gobernador provincial que se obligara a los tranvías a llevar salvavidas, que cuando pasara por la zona de Desierto fueran a la velocidad del paseo de una persona, que no llevarán remolques que solían descarrilar o que cuidaran el contacto con el suelo por medio de aisladores que sostuvieran los cables desnudos, que solía haber. La cantidad de accidentes del tranvía prácticamente durante toda su época de existencia fue muy notable.

Con la aparición de nuevos vehículos de transporte, en los años 50 el tranvía irá quedando relegado  a un segundo plano, hasta que la línea acabe por desaparecer.


* Las fotografías sacadas del grupo de facebook Memorias de Erandio

Fuentes:
www.getxosarri.blogspot.com

11 de febrero de 2018

Bibliografía histórica sobre Erandio

Algunos libros que hablan sobre Erandio
Este mes, en vez de escribir sobre algún episodio histórico que haya tenido lugar en nuestro pueblo, he creído conveniente ahondar y dar a conocer algunos de los libros que se han escrito y que han tenido como objeto nuestro pueblo, algunos de los cuales están referenciados en el apartado fuentes consultadas en este mismo blog.

La verdad es que son pocos, muy pocos, los libros que se han escrito sobre la historia, o algún aspecto histórico, sobre nuestro pueblo, y menos aun con una metodología historiográfica, por lo que a veces hay ciertos fallos que suelen repetirse en algunas obras. Y aunque la calidad, desde un punto de vista historiográfico, es variada, y no voy a entrar en valorarlos desde ese punto de vista, a continuación os reseño algunos libros sobre nuestro pueblo que nos pueden ayudar un poco para conocer sobre la historia y tiempos pasados del pueblo, además de los propios artículos de este blog. Aun queda mucho sobre lo que investigar y sobre lo que escribir, aun así aquí os dejo una lista de lo que se ha publicado por el momento para los que podáis estar interesados (si falta alguno, podéis ponérmelo en los comentarios):

  • ALONSO VERÁSTEGUI, JUAN JOSÉ: "Guayas. Un buque escuela nacido en Erandio", Ayuntamiento de Erandio, Erandio, 2009
Un magnífico libro escrito por quien fuera director gerente de Astilleros Celaya entre 1974 y 1988. Una oportunidad de conocer cómo se hizo uno de los varios buques escuelas que se hicieron en Erandio, y las anécdotas que supuso cuando vino la tripulación a Erandio. Pero también es interesante la información que se nos da para conocer un poco la industria naval que hubo en el pueblo. El libro no se puso a la venta, si bien se puede consultar en las bibliotecas del pueblo.
  • AURREKOETXEA URKIXO, TXETXU: "Los sucesos de Erandio 1969", Ayuntamiento de Erandio, Erandio, 2010
Libro que trata sobre los sucesos relacionados con el gas que tuvieron lugar en 1969, en donde se reconstruye lo que pasó en el pueblo a partir de noticias de la prensa de la época y que terminarían con los asesinatos de Josu Murueta y Antón Fernández, además de varios heridos.
  • AURREKOETXEA URKIXO, TXETXU: "Historia de las anexiones y desanexion de Erandio con Bilbao. 1925, 1940, 1983", Autoeditado, Erandio, 2012
El tercer libro de Txetxu Aurrekoetxea, que versa como bien dice el título, sobre las anexiones y la desanexión que se produjeron con Bilbao, en donde recopila diversas actas para analizar y describir, sobre todo la anexión de 1940 y la desanexión de 1983.
  • CERRATO, JOSU: "Erandio. Kutsadura odola edan dio", Eguzki-Zaleak, Bilbao, 1994
Cumpliendo el 25 aniversario de los sucesos de 1969, en relación a la contaminación. Josu Cerrato publicó este libro, que hace un repaso a lo que sucede y al contexto en el que suceden los hechos, relacionados con las manifestaciones y las protestas de los vecinos del pueblo contra la contaminación.
  • GONZÁLEZ CEMBELLÍN, JUAN MANUEL; CILLA LÓPEZ, RAQUEL; MUÑIZ PETRALANDA, JESÚS: “Iglesia de Andra Mari de Erandio. Estudio histórico-artístico”,  Eusko Ikaskuntza, Donostia, 2011 
Se trata de un notable estudio sobre uno de los tesoros que tenemos en el pueblo, la Iglesia de Santa María, en el barrio de La Campa. Un estudio en el que se recoge los datos acerca de su origen, planteando una posible secuencia de las etapas de su proceso constructivo y analizando algunos aspectos del papel que desempeñó en la historia local. En mi opinión muy buen trabajo historiográfico, de lo mejor que se ha escrito relacionado con Erandio. 
  • GONZÁLEZ MORENO, JORGE: "Las Guerras Carlistas en Erandio", Ediciones Ende, Sevilla, 2016
Este libro lo escribí hace dos años. Se trata, a día de hoy, de la única publicación historiográfica que aborda este capítulo de la historia en nuestro pueblo de manera integral, los episodios de las dos guerras carlistas que tuvieron lugar en Erandio, así como algunas vicisitudes al respecto. Las dos ediciones del mismo fueron cortas pero aun puedes encontrar algún ejemplar, y si no en la biblioteca de Astrabudua hay un par de ejemplares.
  • ITURBE MACH, ANDER: "Historia de Erandio", Diputación Foral de Bizkaia, Bilbao, 1993
Junto al estudio de la Iglesia de Santa Maria, lo mejor que se ha escrito sobre Erandio, desde un punto de vista historiográfico. Es una monografía sobre la historia de Erandio, y aunque hay aspectos que no toca, como por ejemplo la Guerra Civil, o la Segunda República, es interesante sobre todo lo relacionado con la población, demografía, economía e industrialización. Sin duda alguna el libro más completo de Erandio, a día de hoy.
  • LASA ARANA, IRATXE: "Erandioko Leku Izena / Toponimia de Erandio", Ayuntamiento de Erandio, Erandio, 2009
Hace algunos años el Ayuntamiento acordó realizar un estudio toponímico, que tuvo como consecuencia el cambio de nombres de calles y demás... parte de ese estudio se publico en un pequeño libro en el que hay cierta información interesante sobre la toponimia y su evolución, así como diversos datos históricos que no aparecen en ninguna otra publicación relacionada con el pueblo.
  • MANZANO, ANASTASIO: "Pasajes históricos de Erandio", Elkar, Bilbao, 1985
Es el primer libro que se publicó sobre la historia de nuestro pueblo, y el primero que leí. Hoy en día está descatalogado, aunque aun se puede conseguir algún ejemplar por internet y si no en las dos bibliotecas municipales se puede leer. Si bien hay algunos errores históricos, que se han repetido en algunas publicaciones posteriores, es un libro que habla de Erandio, sus barrios, algunos oficios ya desaparecidos, y en general da cierta información interesante
  • PEREZ DE LA PEÑA OLEAGA, GORKA: "Erandioko Arkitektuaren Gida / Guía de Arquitectura de Erandio", Grupo Publicitario Cruzial, Mortera, 2011
Estudio de la arquitectura de numerosos dificios de nuestro pueblo. De este modo, se pueden ver los diferentes estilos arquitectónicos que hay en nuestro pueblo de los edificios que son testigos directos de un momento determinado y cumplen una función determinada.
  • RILOVA JERICÓ, CARLOS: "Aguas de oro. Historia del puerto viejo de Asúa (ss. XV-XIX), Eusko Ikaskuntza, Donostia, 2013
Este libro, recoge la investigación sistemática de fondos de diversos archivos a través de los cuales se ha reconstruido la Historia del Puerto de Asua y su desarrollo entre el fin de la Edad Media, en el período de las guerras banderizas, hasta la eclosión de la industrialización vizcaína entre 1876 y la dictadura de Primo de Rivera.
  • VALLADOLID SANTAMARIA, BEGOÑA: "Agrupación Socialista de Erandio. Cien años de historia (1896-1996), Agrupación Socialista de Erandio, Erandio, 1996
Una publicación breve que se editó cuando se cumplieron los 100 años de la fundación de la Agrupación Socialista de Erandio. Un repaso resumido de los avatares históricos del partido más antiguo que hay en el pueblo, y que tiene cierta información que uede ser interesante sobre todo en el contexto de la segunda república, finales del franquismo y la desanexión.
  • VVAA: "Erandio. Fotografías para el recuerdo", Arteder, Erandio, 1993
No es un libro de historia propiamente, pero las fotografías pueden enseñarnos cómo era el Erandio de hace muchos años y lo que ha cambiado.
  • V.V.A.A: "Memoria histórica colectiva de las mujeres del municipio de Erandio", Ayuntamiento de Erandio, Erandio, 2015
Libro que tuve la suerte de presentar en julio del 2015, en la que cincuenta mujeres del municipio hablan sobre sus vivencias recordando ciertos aspectos del pasado. En el mismo se pueden leer testimonios de cómo vivieron épocas pasadas, como la Guerra Civil, la posguerra o la dictadura, así como diversos aspectos de la vida de antes, la infancia, los juegos, el euskera, la escuela o la religión, entre otros. Se editaron muy pocos, aunque desde la web municipal se puede descargar en formato pdf.

24 de diciembre de 2017

La nochebuena más sangrienta: Lutxana, 1836

Como han escrito en diversas crónicas, la nochebuena más sangrienta de la Historia de España tuvo lugar en Erandio, en 1836. Contextualizada en lo que se ha denominado por la historiografía tradicional la Primera Guerra Carlista, la Batalla de Lutxana fue el logro de romper el sitio de Bilbao, en la que los liberales entrarían en la capital de la provincia, cercada durante varias semanas por las tropas carlistas.

Mapa aproximado de los sucesos relacionados con la liberación de Bilbao (Fuente: Deia)

Los primeros intentos fallidos ya habían tenido lugar en noviembre. En este sentido, el 27 de noviembre las tropas del liberal Espartero intentaban sin éxito, tras pasar el río Galindo, pasar el puente de Castrejana, en donde recibirían una derrota que les hizo retirarse a Portugalete, el único punto liberal para aquel entonces. El segundo intento sería intentar un ataque por la márgen derecha de la ría. Así, tras cruzar desde Portugalete a Las Arenas y dividirse en tres columnas, que marcharon paralelamente a la ría hasta ocupar posiciones estratégicas en los barrios de Arriaga, La Campa y Asúa, con el fin de cruzar el río, tendrán que replegarse ante la defensa y el acorralamiento que desempeñen los carlistas. La huida, plagada de bombas y ataques carlistas, de los liberales se producirá por el monte Axpuru, y se verán atrapados por la destrucción, debido al temporal, del puente en la zona de Axpe. Finalmente conseguirán evacuar el día 7 de diciembre con numerosas bajas. Días después se produciría otro intento frustrado por parte de los liberales en Buceña, lo cual hará mella en buena parte de tropa y oficiales en Portugalete, que verán como la liberación de Bilbao se estaba convirtiendo en un objetivo imposible.

Después de una proclama del general liberal Espartero hacia su tropa, el día 16, con el fin de levantar el ánimo, llegarán nuevos refuerzos que consistirán en ropa, zapatos, armamento, así como la presencia inglesa en forma de buque militar fuertemente artillado. Desde el día 22 comenzará la acción, las tropas liberales cruzan el río Galindo, posicionándose en frente de Lutxana, a la vez que ocupaban la zona de Altzaga, altos de Axpuru, Ondiz, Arriaga e incluso llegarán a La Campa. Para entonces Espartero, enfermo, dejará que el general Oráa elabore los planes del asalto y dirija la acción, mientras Espartero se quedaría recibiendo información y dando las órdenes que estimara oportuno.

Las tropas carlistas serán golpeadas por intensos ataques y bombardeos en la zona de Lutxana, donde estaba la Casa de la Pólvora, un antiguo almacén militar, reconvertido en fortín, así como la posición artillada del Monte Cabras, y el fuego de cobertura que caía desde el fuerte San Pablo y del fuerte Banderas. Aun así, los carlistas no tenían bien defendida esta vez la zona, incluso buena parte de la tropa estaban acantonada o con sus familiares de la zona ante la fecha navideña.
Si hasta entonces la situación para los carlistas había sido favorable, en cuanto a la detención de los liberales hacia su paso hacia Bilbao, será el 24 de diciembre cuando se produzca el punto de inflexión. Concrétamente sobre las 4 de la tarde, cuando el temporal de días pasados acrecie y la nieve y el granizo haga que la visibilidad disminuya, se va a producir un momento de inflexión. Ocho compañías de soldados liberales son transportados desde la margen izquierda en lanchas. Las balsas inglesas aportarán materiales para la reconstrucción del puente y favorecer el paso a las tropas por el puente de Lutxana. El rápido movimieto liberal hace que los carlistas se replieguen monte arriba, mientras los isabelinos empiezan a ocupar posiciones en Lutxana e incluso, en menos de dos horas, llegan al Monte Cabras. La lucha en muchos casos empieza a ser cuerpo a cuerpo, con bayonetas. 

Grabado aparecida en "Galería Militar Contemporánea", en 1846, que hace referencia a la batalla de Lutxana

Los carlistas reaccionan, aunque ya empieza a ser tarde para ellos. En este sentido bajarán refuerzos desde el Monte San Pablo y Banderas, soldados castellanos carlistas del resto de España que estaban al mando del general Gómez muchos de ellos extenuados, pues hacía poco tiempo que acaban de llegar, así como siete batallones, muchos de ellos incompletos. Aun así, los carlistas lograrán detener el avance durante horas, que harán que los isabelinos empiecen a estar en una situación crítica. Es entonces cuando el general Oráa informe de la situación a Espartero.

Espartero sobrepuesto a su enfermedad decide acudir con un batallón a primera línea de batalla, y será cuando vuelvan los liberales, ya cansados ante el enconamiento de la batalla, a atacar de nuevo, si bien el éxito no va a darse en un primer momento. La situación para las tropas isabelinas estaba muy comprometida, rodeados por montes llenos de soldados carlistas y con dos ríos a retaguardia, que hacían que su posición fuera muy arriesgada. Cayendo la noche Espartero empieza a pensar que la batalla se va a perder cuando surge un toque de suerte. En el relevo de tropas, Oráa ordenará tocar al corneta para detener el avance, y en un error éste toca indicando lo contrario. En consecuencia se producirá un ataque repentino, autómata que pondrá a los liberales a atacar de nuevo. Dicen las crónicas de la época que el general Oráa estuvo a punto de matar a cuchillo al corneta, si bien Espartero, al ver la reacción de la tropa, le cogerá del brazo a su lugarteniente permitiéndo que continuara la acción.

Los carlistas, cansados, con falta de munición y de tropas, empiezan a retirarse, entrando las tropas de Espartero a la mañana siguiente en un Bilbao, que desde entonces tendrá el título de "muy noble y leal".

Ruinas del fuerte carlista en el Monte San Pablo (Fuente: historiasdeerandio.blogspot.com)

En cuanto a las cifras, los liberales en la Batalla de Lutxana contaron con más de 27.000 hombres y los carlistas con unos 17.000. Respecto a las bajas, los liberales, sin contar con las tropas de Bilbao, sufrieron la pérdida de más de 3.700 soldados, mientras que las los carlistas superaron las 2.300.

Sin duda alguna, la Batalla de Lutxana es el hecho histórico más trascendente que ha tenido lugar en nuestro pueblo, Erandio.


Bibliografía:
GONZÁLEZ MORENO, JORGE: "Las Guerras Carlistas en Erandio", Ediciones Ende, Sevilla, 2016

18 de noviembre de 2017

Las Cooperativas de Consumo en Erandio tras la Guerra Civil

Chapa octogonal de 250 gramos de pan
Antes de la Guerra Civil, en Erandio, al igual que en otras localidades como Sestao o Leioa, ya existía una cooperativa, en este caso había nacido en 1933 y llegará a tener, hasta que finalice con el comienzo de la Guerra Civil, unos 200 socios. Socios que entre ellos se encargaban de comprar mercancía al por mayor para venderla entre ellos al terminar la jornada laboral o los días festivos. 

Cuando acaba la Guerra Civil, la deplorable situación social hará que enseguida se forme una nueva cooperativa. Se llamará Cooperativa Española de Empleados y Obreros Católicos de Erandio, cuya central, donde estaban los despachos, se situará en el número 15 de la Calle Jado, si bien es cierto que en Astrabudua, desde 1940 habrá una pequeña sucursal, en la Calle Mezo. En un principio esta cooperativa, estará controlada por gentes afines al régimen nacional-católico que va a imperar desde el primer momento en toda España, tras finalizar la contienda. Además de un centro de beneficencia, era también un centro de propaganda del régimen, donde, a modo de ejemplo, se darán comidas extraordinarias cada 3 de junio, en honor al general Mola. La cooperativa que se crea en Erandio, por consiguiente, será sometida a las disciplinas del régimen nuevo, de este modo, en un primer momento se tomerá la decisión de que si se vendían ciertos productos a precios de mercado, el exceso de beneficio debería de ir a un fondo de ahorro para paliar gastos de mantenimiento de la cooperativa u obra social, aunque podría caber la posibilidad de repartirlo proporcionalmente entre el gasto de consumo que harían los propios socios de la misma. De tal forma, que no fueron pocos los vecinos que vieron las ventajas depertenecer a una institución así, máxime cuando la situación del pueblo en los primeros años de posguerra será socialmente muy mala.

Chapa de 500 gramos de pan
Entre otras cosas llevarán a cabo la fabricación de dos tipos de chapas de aluminio, que funcionarán como moneda para comprar en establecimientos concertados con la cooperativa alimentos que la cooperativa no dispensaba, como podía ser el pan. Eran monedas que se adquirían en las cooperativas. Monedas de aluminio que podían falsificarse con relativa facilidad y se producirán ciertos casos en el pueblo. Además de la falsificación de chapas se producirán otros casos de picaresca, y es que la necesidad de hacer frente de provisión y distribución de alimentos, algunos socios podían ir en busca de alimentos de primera necesidad clandestinemente de madrugada para ponerlos a la venta el día siguiente y conseguir un pequeño beneficio, abaratando además la venta del producto conseguido. Además durante un buen tiempo funcionará el fiado de productos, que se apuntaban en libretas o cupones, y que se pagaban a finalizar el mes. Serán muchos los vecinos los que se vean beneficiados por el papel que desempeñó la cooperativa en el pueblo.

Si en 1940, había en Erandio dos cooperativas (en Astrabudua y en Altzaga, donde estaba la central), poco tiempo después se irán abriendo otras sucursales en otros barrios del pueblo. Sucursales en las que el Ayuntamiento de Bilbao, concederá exenciones en cuanto a la licencia de apertura. En este sentido, surgirán pequeños locales en zonas como Tartanga, Asua o Arriaga. A su vez la central de Altzaga con el paso de los años pasará, de estar en la Calle Jado, a la calle Obieta.

A partir de mediados de los 50, la cooperativa se irá transformando, no sólo en un lugar para adquirir ciertos productos, sino que también será un lugar de encuentro y convivencia entre los vecinos. También, con el paso de los años la cooperativa pasará a funcionar como si de una sociedad sin ánimo de lucro se tratara, y en teoría su beneficio económico debería ser nulo, y esto será una de las causas por las que con el tiempo vaya cayendo en desuso, y es que este hecho hará que tenga cierta incapacidad para posibles problemas que puedan surgir.